Dimite un jefe de sección del Vaticano acusado de propuestas sexuales por una religiosa

vaticano-propuesta-LABOCAROJA

Al cabo de dos meses de incómoda espera, el sacerdote austríaco Hermann Geissler ha dimitido el martes de su cargo en la Congregación para la Doctrina de la Fe tras haber sido acusado de proposiciones sexuales por la ex religiosa alemana Doris Wagner. Afirma que lo ha hecho para limitar el escandalo y reitera su inocencia.

El padre Herman Geissler, uno de los tres jefes de departamento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es precisamente la encargada de la lucha contra los abusos sexuales por parte del clero, es miembro de la Familia Espiritual La Obra («Het Werk»), fundada por Julia Verhaeghe en Bélgica en 1938, de la que también formaba parte la mujer que le denunció ante la Congregación en 2014 y en público hace dos meses.

Según Doris Wagner, el padre Hermann Geissler le hizo proposiciones sexuales explícitas en 2009 durante la confesión, lo cual no constituye abuso sexual entre adultos pero es un claro abuso de conciencia, por lo que es considerado un pecado y delito muy grave que puede llevar a la expulsión del sacerdocio.

En una entrevista del pasado mes de enero al «National Catholic Reporter», la señora Wagner afirmó que Geissler había pedido ser su confesor y durante una confesión en 2009: «Me dijo lo mucho que me quería, que sabía que yo estaba enamorada de él, y que aunque no podíamos casarnos, había otras maneras… Intentó retenerme y besarme, pero yo escapé del confesonario».

Doris Wagner, que abandono la Familia Espiritual La Obra («Het Werke») en 2010 manifestó igualmente que, con la ayuda de un abogado canonista, presentó denuncia a la Congregación para la Doctrina de la Fe. «Recibí una respuesta en la que notificaban que el padre Geissler lo había admitido, había pedido perdón y fue amonestado. Eso era todo».

En su comunicado del martes, la CDF anuncia que el cardenal prefecto, Luis Ladaria, ha aceptado la dimisión de Geissler «para limitar el daño ya causado a la Congregación y a su comunidad religiosa». Al mismo tiempo afirma que el sacerdote austríaco «reitera que la acusación es falsa y pide que continúe el proceso canónico ya iniciado. Se reserva también posibles medidas de naturaleza legal» contra la persona que lo ha acusado.

Fuente

www.labocaroja.com

Premium03