Colombia “Eramos las esclavas sexuales del FARC”

esclavas-sexuales-LABOCAROJA

Ex guerrilleras cuentan la verdad más cruda en el seno de la banda armada, hoy convertida en partido político.

Para ellas es la hora de la verdad. La hora de revelar, contar y denunciar. Son ex guerrilleras de las FARC decididas a relatar la verdad más cruda al interior de la ahora ex guerrilla colombiana reconvertida en grupo político tras los acuerdos de paz en Colombia. Es el momento de pagar. 

Para eso fundaron Corporación Rosa Blanca, “niñas y mujeres violadas” por lo que ellas ahora denominan el Partido de las FARC (el partido político colombiano fundado en agosto de 2017 por los ex-combatientes de la guerrilla), y que prometen llevar sus casos ante tribunales de EE.UU. y la Corte Penal Internacional.

“Éramos las esclavas sexuales de los comandantes, el primer violador que tuve fue ‘El Abuelo’, que mandaba en mi campamento. Era el que probaba a las recién llegadas”, cuenta Yamile Noscué, quien desconoce el paradero de su abusador pero si sigue vivo, la “Rosa Blanca” lo va a encontrar.

Las denuncias ante los tribunales internacionales incluirán delitos sexuales cometidos por todos los actores. Lorena Murcia, presidenta de Rosa Blanca contó al El Espectador que todos los abusadores estarán incluidos desde paramilitares hasta guerrilleros de las FARC y del ELN.

“Yo no puedo decir específicamente cuándo vamos a ir a presentar la denuncia porque hasta ahora estamos convocando a la ciudadanía para que puedan apoyarnos con recursos”, dijo Murcia al diario colombiano.

La organización tiene bien detallado los abusos, los nombres, las fechas, las edades, en un archivo del terror.

A mediados de marzo pusieron en marcha una comisión de investigación y comenzaron por hacer pública una lista de “los veinticinco mayores reclutadores, violadores y abortistas de las FARC”. Entre ellos figura los senadores del partido FARC, Pablo Catatumbo, Carlos Antonio Lozada, Iván Márquez y Victoria Sandino, así como su máximo líder “Timochenko” y Pastor Alape.

Aquí algunos detalles.

Raúl Reyes (muerto en marzo de 2008): 19 casos de aborto, 3 casos de violación y 12 de reclutamiento

Pablo Catatumbo: 18 casos de reclutamiento, 4 casos de violación y 19 abortos.

Joaquín Gómez: 3 casos de violación a niños guerrilleros hombres cuando tenían entre 12 y 17 años.

Rodrigo Londoño: 14 casos de reclutamiento, 6 casos de aborto y 3 casos de violación.

Londoño es en realidad Timochenko, líder de las FARC, bajo su mando la guerrilla se sentó a dialogar con el gobierno de Juan Manuel Santos.

Iván Márquez: 9 casos de aborto, 2 casos de violación y 7 casos de reclutamiento.

Hernán Darío Velásquez, alias El Paisa: 21 casos de aborto, 3 casos de violación y 64 casos de reclutamiento.

Carlos A. Lozada: 12 casos de aborto, 3 casos de violación sexual a hombres y 32 casos de reclutamiento.

Henry Castellanos, alias Romaña: 19 casos de aborto, 3 casos de violación y 26 casos de reclutamiento.

Pastor Alape: 3 abortos, 2 violaciones y 14 reclutamientos.

Yamile Noscué, quien ingresó a las FARC a los 15 años, ya no sabe cuántas veces la violaron. Lo mismo le pasa a Lorena Murcia, que con solo 10 años fue abusada por su comandante. “Después fueron otros”, dice.

Vanessa es otra de las víctimas. Según contó al diario El Mundo de España, guardó durante seis meses el feto de su hijo en un frasco con alcohol. Lo guardaba en la mochila y le hablaba a la noche. 

“Cuando estaba sola en mi carpa, lo miraba, le decía los triste y lo mal que me sentía por haberlo perdido, le decía muchas cosas, qué sería si ya hubiera nacido. Mi ilusión era tenerlo y no me dejaron, y así muerto lo que quería tener”, contó.

Al frasco con el bebé adentro lo perdió durante un combate. “Mejor así, porque me quité ese dolor de encima de verlo todos los días”.

Vanessa también es parte de Rosa Blanca. Hoy tiene 23 años. Tenía 9 cuando entró a las FARC y tomó el alias de “Edna”.

Tres veces la embarazaron y pese a que los dos primeras veces fueron fruto de violaciones, siempre quiso ser madre y nunca pudo. Su jefe la obligó a abortar.

Según cuenta a El Mundo, el primero en violarla fue “El Paisa”. El segundo fue otro mando, alias “Edwin”.

“Cuando tenía 11 años, ‘El Paisa’ un día me tocó la cola, yo me puse brava y le dije que me respetara. Me agarró por las malas, me dio un beso y ahí empezó todo”, contó al diario español.

El Paisa hizo con ella “lo que quiso”. Y la violó hasta los 15 años.

La agrupación Rosa Blanca pretende ahora visibilizar el drama no solo de las violaciones sino de los abortos.

“Yo sabía que en las FARC era abortar o morir (ejecutada) pero intenté ocultar el embarazo hasta que fue imposible”, recuerda Victora Sandino ahora senadora.

Para los mandos sobrevivientes de la ex guerrilla hoy ansiosos de incluirse en la vida política colombiana “allí no se forzaba a nadie”.

Para Timochenko no se cometieron delitos. “No actuábamos violentamente”, dijo a una radio local. “Es una relación consentida. Hay que investigar como es la vida en el campo y las niñas, por lo general, su vida sexual comienza casi en los 10 y los 11 años”.

Fuente

www.labocaroja.com

Premium03